Longines Conquest. Restauración integral

A mediados de la década de los años 50, más concretamente en 1954, Longines lanza por primera vez la primera colección Conquest iniciando así una nueva estrategia de línea de productos que a día de hoy todavía continúan vigentes y son un referente para los amantes de la mítica casa relojera Longines.

Este modelo que hemos restaurado, está provisto de un movimiento automático que ha sido restaurado por completo. El primer paso fue desmontar por completo todo el movimiento y todas la piezas se limpian perfectamente en un baño ultrasónico; una vez revisados todos los componentes de la máquina se procedió con el montaje y lubricación del movimiento de forma meticulosa lubricando los puntos de contactos hasta con 4 lubricantes de alta calidad garantizando de esta forma un funcionamiento preciso durante mucho tiempo; llegados a este punto y según el estricto estándar de calidad de Danafi, procedemos al ajuste del movimiento y el control de sus parámetros afinándolo hasta lo que el movimiento de más 50 años, permite. Justo en este punto, Danafí procedió a la restauración de la esfera de reloj, donde no podía ser de otra forma respetó la singularidad de todos los elementos del dial; empezando por todas las grafías que están inscritas en tinta negra y con sus peculiaridades estéticas y modulaciones de los trazos tipográficos de estilo caligráfico así como la grafía Longines con terminaciones serif. También el contraste bajo las 6 horas con la leyenda Swiss le da a la esfera el carácter original de la misma. Cabe destacar el doble tono circular sobre el acabado plateado en satén de la misma siendo este el acabado final del cuadrante.

Ya pasado el ecuador de la restauración, nos adentramos en la restauración y limpieza de la caja de acero reproduciendo las diferencias entre los acabados brillantes y satenes, dándole a la caja el acabado original que se merece esta singular pieza. El montaje de las diferentes partes del reloj así como el control de calidad completo comprobando todos los parámetros funcionales y estéticos del reloj dan el punto final a la recuperación de este singular guardatiempos que hace las delicias de cualquier amante de los relojes clásicos con historia.

Os mostramos algunas imágenes que ilustrarán el cambio estético del reloj:

 

 

 

Ah! se nos olvidó decir que en la esfera incluimos los pequeños bastoncitos luminiscentes:

 

A continuación os mostraremos unas imágenes del reloj justo antes de su intervención.

2 Comentarios
  • Eugeni Garreta
    Publicado a las 18:26h, 22 febrero Responder

    Soy el propietario del reloj objeto de la noticia. Fue adquirido por mi padre en 1960, En otoño de 2017 lo entregué a Danafi para que fuera sometido a una restauración completa. El resultado estético salta a la vista, sin embargo, hay una característica que no puede apreciarse a través de las imágenes: Su exactitud. El “Contróle Officiel Suisse des Chronométres” establece, como media, que un reloj puede ser certificado como cronómetro siempre que su desviación no sea superior a -4 / +6 segundos diarios. Mi Longines, en el transcurso de un mes adelantó 1 minuto y cincuenta y cinco segundos, lo que equivale a tan solo un +3 segundos al día.
    Danafi’s, habéis hecho un trabajo insuperable.
    Eugeni Garreta

    • Danafi
      Publicado a las 19:25h, 26 febrero Responder

      Sr. Garreta:
      agradecemos muy sinceramente que su opinión se vea reflejada de forma tan positiva en nuestro blog. La verdad es que hemos disfrutado restaurando su reloj Longines y, gracias a la confianza que ha depositado en nosotros así como su voluntad en recuperar una pieza de estas características, podamos plasmar este oficio tan arraigado en nuestro taller tras 3 generaciones, donde siempre ha predominado el espíritu de superación. De nuevo, reciba nuestro agradecimiento y deseamos que pueda disfrutar de este precioso reloj durante mucho tiempo.
      Reciba un cordial saludo de todo el equipo de Danafi.
      Att. D. Navarro

Publicar un comentario

19 − 10 =