Landeron movement caliber 39.

Helvetia Cronógrafo Cal. L-39

RESTAURACIÓN HELVETIA CRONÓMETRO CON MOVIMIENTO LANDERON CALIBRE 39

Tenemos ganas de hacer un homenaje a los relojes clásicos con movimiento Landeron cal.39. Esta es una pieza de la colección personal de Danafi, ya que la restauración ha sido llevada a cabo teniendo en cuenta que la esfera ha sido reinterpretada intentando transmitir con la restauración un aire inequívoco de los años 50. Empecemos con unos apuntes históricos sobre la marca Helvetia.

La marca Helvetia, fue fundada en 1885 y estuvo producción relojes hasta 1970, pasando por distintas compañías como General watch Company en 1885 o Omega en 1970, entre otras.
Esta marca como muchas otras, utilizaba movimientos de otras compañías para según que modelos, en este caso, montaron un calibre Landeron. Esta compañía (Landeron), era un especialista en movimientos cronógrafo.

LANDERON CAL.39
La compañía Landeron, fue fundada en 1873 por los maestros relojeros Charles Auguste Hahn y Aimé Auguste Hahn, pero hasta 1898 no fue inscrita en el registro de manufactureras suizas.
En sus inicios los movimientos iban firmados como “Hahn Landeron”, aunque eso solo paso con relojes de bolsillo, como por ejemplo el primer reloj automático de bolsillo.

Esta manufacturera Suiza, rápidamente se especializo en la fabricación de movimientos con la complicación de cronógrafo, alrededor de 1920 vendió algunos movimientos a una compañía emergente llamada “Montbrillant watch manufactory”, para su reloj estrella “SPRINT”, que con el paso de los años adquirió alguna de las patentes de sus cronógrafos, creando las bases de lo que a día de hoy se conoce como la mítica marca Breitling.

        

En 1925 entra a formar parte de la FHF y en 1928 entra a formar parte de Ebauches S.A.
El modelo de reloj que nos ocupa y el cual hemos procedido a su completa restauración, tiene en su interior un movimiento cronométrico calibre 39, famoso por ser uno de los mecanismos más utilizados, durante la segunda guerra mundial en ambos lados y por los principales ejércitos de la época.
Este calibre fue diseñado en 1898, pero su producción en cadena no se originó hasta 1940, fabricándose hasta 1960 y sufriendo algunas modificaciones debido a la evolución de la relojería en estos años.
Uno de los cambios más significativos fue la suplantación de la rueda de pilares por el piñón oscilante, a día de hoy todavía podemos encontrar algún reloj que utilice la rueda de pilares por ejemplo algún cronógrafo de Girard Perregoux. A nivel funcional u óptico exterior, podríamos decir que no hay diferencia, pero a nivel interno o técnico artesanal, la rueda de pilares gana por abrumadora mayoría, siendo este sistema de embrague el que encontramos en la mayoría de los cronógrafos míticos de la historia de la relojería.

Por último y para acabar con esta introducción por lo que respecta al calibre 39 comentar que la marca Landeron cerró sus puertas, no sin antes crear el primer reloj electrónico suizo en 1960, para poder combatir en la guerra del cuarzo que llegaría posteriormente y que cerraría el 80% de las manufacturas suizas.

A continuación mostramos pues, el reloj que ha sido restaurado en los talleres de Danafi con la peculiaridad de que la esfera original no ha sido respetada como de origen ya que se deseaba personalizar el cuadrante al gusto y preferencias personales y no con  criterios “históricos”. Deseamos que las imágenes que os mostramos puedan transmitir el detalle y mimo con el que se ha llevado a cabo esta reinterpretación de este guardatiempos de singulares características.

 

Calibre Landeron 39

Calibre Landeron 39

Sin comentarios

Publicar un comentario